; ; ; ; ; ; ; Información nutricional: cómo exponerla en tus etiquetas | Rieusset, Fabricante de etiquetas

Información nutricional: cómo exponerla en tus etiquetas

Información nutricional en etiquetas

La preocupación por llevar un estilo de vida saludable está cada vez más generalizada y extendida en la sociedad actual. Sin embargo, para conseguir implementar esos hábitos de vida saludables en nuestra rutina, es esencial saber leer las etiquetas de los alimentos y bebidas que compramos. Para ello, los fabricantes exponen la información nutricional en sus etiquetas de forma clara y concisa, cumpliendo con el reglamento de la UE.

Desde el 13 de diciembre de 2014, el Reglamento (UE) nº 1169/2011 que regula la información nutricional facilitada al consumidor, incluye la obligatoriedad de informar sobre la información nutricional para la mayoría de los alimentos transformados, entre ellos bebidas, de forma que el consumidor pueda informarse sobre el valor energético, grasas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal que contienen los alimentos y bebidas que le ofrecen en el lineal del supermercado.

Qué información debe aparecer en las etiquetas nutricionales

Como productor es importante que sepas que es obligatorio que aparezcan reflejados todos los ingredientes con los que está fabricado un producto. Cuanto más completas y transparentes son las etiquetas, mejor es la aceptación de estos productos por parte del consumidor sensible a los hábitos de vida saludables. Así que si te dedicas a fabricar algún tipo de producto de alimentación o bebidas, toma nota. Ya que si tus productos se comercializan con etiquetas completas en las que aportes toda la información sobre sus ingredientes, estarás abriendo puertas a un nicho de mercado que tal vez no contemplabas.

La información que debes incluir en tus etiquetas es:

    • Lista de ingredientes de los productos: deben estar en orden según la cantidad o proporción presente en el alimento.
    • Alérgenos: las sustancias que causan alergias o intolerancias (gluten, lactosa,  frutos secos, etc.) deben aparecer de forma destacada.
    • La fecha de caducidad del producto. Además, en determinados casos se incluye una fecha de consumo preferente.
    • Lugar de procedencia o empaquetado.
    • Información nutricional: los productos alimenticios deben incluir obligatoriamente el valor energético, la grasa total separando e identificando las saturadas, los hidratos de carbono diferenciando los azúcares, las proteínas y la sal. Todo ello en equivalencia a 100 gramos.

Etiquetas con información nutricional: cómo exponer el contenido

La información nutricional de las etiquetas de alimentación y bebidas, se debe presentar unificada en una tabla que se pueda leer claramente. El orden de los nutrientes debe ser el siguiente:

  • Valor energético
  • Grasas
  • Hidratos de carbono
  • Azúcares
  • Proteínas
  • Sal

Cuando el espacio disponible en la etiqueta no permite presentar la información en una tabla, se podrá exponer como enumeración, separando cada componente y su correspondiente cantidad entre paréntesis y con comas para que no pueda generar confusión. En el caso de que un componente esté presente en cantidades muy pequeñas, se podrá indicar su presencia sin especificar la cantidad exacta, añadiendo la expresión “contiene cantidades insignificantes de….” al lado de la tabla de información nutricional.

Etiquetas con información nutricional: qué no puede faltar

A continuación, presentamos 5 aspectos claves que no pueden faltar en las etiquetas con información nutricional. 

  1. Ten en cuenta los aditivos

Los aditivos son sustancias que se añaden al alimento bien para evitar que el producto en cuestión se estropee o bien para darle sabor, color u olor. Uno de los inconvenientes para identificarlos es que pueden tener más de una denominación aunque lo más común es que aparezcan con su nombre completo o con una letra E seguida de tres números.

  1. Cantidad de sal

Indicar la cantidad de sal es obligatorio. Es una información clave, puesto que si abusas de la sal puedes tener problemas de hipertensión. Si el producto contiene 1,25 gramos o más será alto en sal. Si solo contiene 0,25 se considera bajo en sal.

  1. Calorías

El valor energético se mide por las calorías que aporta cada 100 gramos de producto y se expresa, primero, en kJ (kilojulios) y luego en kcal (kilocalorías).

  1. Atención a los hidratos y azúcares

La ingesta de carbohidratos no debe superar el 55% de la energía de los alimentos. Los azúcares son hidratos de carbono simples y son de obligada mención en las etiquetas por los trastornos de salud que puede ocasionar un consumo elevado.

  1. Grasas

Si un producto contiene 15 gramos de grasas por cada 100 gramos de alimento, es que es alto en ese nutriente. Sin embargo, si aporta 3 gramos o menos, indica que es bajo en grasas.

Esperamos que con toda esta información tengas una visión más clara de la información nutricional que deben aportar las etiquetas de tus productos, así como la forma de exponerla. ¿Necesitas asesoramiento? ¡Contáctanos



X