; ; ; ; ; ; ; La homologación y sus beneficios - Rieusset, Fabricante de etiquetas

La homologación y sus beneficios

Homologación ¿Qué es una homologación? ¿Por qué hemos de hacer homologaciones? ¿Las pide el proveedor? ¿Las pide el cliente? En este post, vamos a explicaros como entendemos la homologación en Rieusset y que beneficios hay detrás de ello.

 

¿Qué es una homologación?

En Rieusset entendemos la homologación como el proceso en el que se analiza un material suministrado por un proveedor para comprobar que funciona bien en nuestras máquinas.

El adjetivo “bien” supone que la productividad se mantiene o incrementa en nuestras máquinas además de mantener o mejorar la calidad que exigen nuestros clientes y que desde Rieusset queremos ofrecer.

rieusset homologacion materiales tintas

En Rieusset, principalmente, homologamos el soporte –papel o film- y las tintas, y aunque no voy a enumerar las características que revisamos, si os diré que, lo más importante, es que obtengamos una buena impresión y un mantenimiento de la estabilidad dimensional verificando, además, la maquinabilidad del producto en nuestras máquinas. Por maquinabilidad entendemos que no debamos dedicar mucho tiempo a ajustar la máquina para obtener una calidad óptima y un rendimiento bueno.

Habitualmente, la homologación que hacemos cuando tenemos un nuevo material o un material modificado, la realizamos en una máquina de cada sección y con un diseño que consideramos estándar. Ello no quita para que valoremos en cada caso si esa homologación se debe hacer extensiva a otras máquinas de la misma sección y a más diseños. Bajo mi punto de vista, no son conceptos críticos pero sí hemos de tenerlos presente para evitar posibles problemas ocultos que se derivan de particularidades de las máquinas o los diseños.

 

No confundir con validación

Tened presente que una homologación no es una validación.

La validación en Rieusset sería el proceso por el que revisamos cuáles son las capacidades de nuestras máquinas. Es decir, una máquina es validada para conocer si la misma puede producir con garantías lo que pide el cliente (o lo que Rieusset quiere ofrecer).

rieusset homologacion maquina

Como veis, mientras la homologación se centra en los materiales, la validación se centra en la máquina.

Aprovecho para decir que una validación no se realiza sólo cuando se compra la máquina sino cuando se cambia un componente importante de la máquina ya que ello puede cambiar las tolerancias del producto que fabrica.

Como ejemplo, en Rieusset, una máquina de impresión se valida, además de cuando se compra, cuando se cambia un elemento como el registro de color o la cámara de inspección que son primordiales para la calidad del producto.

 

Pasos para la homologación

Cuando iniciamos un proceso de homologación lo primero que hacemos es solicitar la ficha técnica, la ficha de seguridad y, en nuestro caso debido a los mercados a los que suministramos, la declaración de conformidad para contacto alimentario. Hemos de revisar que el material cumpla con toda la normativa que lo regula y que no contiene productos no aprobados o peligrosos.

Si el material cumple con la normativa entonces revisamos si el material se encuentra dentro del rango de los materiales ya validados para la máquina. Si el material no estuviera entre ellos deberíamos hacer una validación previa de la máquina para trabajar con este nuevo material.

Superada esta verificación, hacemos un primer test de laboratorio con las muestras que el proveedor nos facilita.

Si el test del laboratorio es favorable, entonces pedimos material al proveedor para hacer un pequeño tiraje en máquina.

Si todo fuese correcto, se daría el material por homologado.

 

Beneficios de una homologación

rieusset homologacion beneficio

Si tenemos materiales que funcionan ¿Por qué hacer una homologación que cuesta tiempo y dinero? La respuesta es simple: para obtener un beneficio.

  • En algunos casos, se homologa una evolución del material del proveedor que bien mejora las prestaciones del mismo bien mejora su maquinabilidad en nuestras máquinas o en las de nuestros clientes
  • para probar un nuevo material de características similares al actual pero con un coste más reducido (este, habitualmente, suele ser ofrecido por un nuevo proveedor que quiere empezar a suministrarnos)
  • para probar un nuevo material que no conocíamos y que puede permitirnos ir a nuevos mercados u ofrecer algo distinto a nuestros clientes
  • para tener materiales alternativos al habitual y evitar problemas de suministro

 

Homologaciones de cliente

Hasta ahora hemos hablado de homologaciones de proveedores pero, los clientes ¿también hacen homologaciones?

Del mismo modo que nosotros queremos verificar si los materiales de los proveedores funcionan, nuestros clientes quieren verificar que los materiales que nosotros enviamos también funcionan en sus máquinas. Por tanto, también hacemos homologaciones con nuestros clientes siguiendo las mismas pautas que utilizamos para las homologaciones de nuestros proveedores.

 

Para terminar, permitidme insistir en un punto que pienso es muy importante y que suelo recomendar a todos nuestros clientes: es importante tener materiales alternativos homologados. Lo he mencionado en los beneficios de las homologaciones y es importante, aunque un material funcione, tener otro de características iguales o similares preparado para producir con él. Ello asegurará que, en caso de problemas de suministro del primero, podamos seguir suministrando a nuestro cliente con el segundo. Eso sí, no se debe hacer nunca sin haber homologado ese segundo material en casa del cliente. ¿Por qué? Pues porque habitualmente los clientes incluyen en sus contratos una cláusula de “Acuerdo de no cambios” en la que cualquier cambio que hagas en tu producto necesita su autorización y, aunque no exista esa cláusula, porque si el cliente está informado y advierte algo en su proceso de envasado o etiquetado tendrá información para conocer el posible origen evitándose, en este caso, buscar fantasmas.

De hecho, esta misma cláusula deberías tenerla con vuestros proveedores.

Espero que os haya gustado el post y que, si no hacéis homologaciones, os planteéis hacerlo. Aunque la homologación es un proceso complicado siempre dan la tranquilidad del control del proceso productivo y la seguridad que nuestros clientes reciben el material con plenas garantías.

No olvidéis hacernos llegar vuestros comentarios para que podamos discutirlos.