; ; ; ; ; ; ; El sistema de retorno de envases y el código DPG | Rieusset, Fabricante de etiquetas
rieusset retorno envases código DPG

El sistema de retorno de envases y el código DPG

Hoy os vamos a hablar sobre el sistema de retorno de envases vacíos y, en concreto sobre el código DPG que se utiliza para los sistemas de depósito, devolución y retorno de envases.

¿Os suena lo del retorno de los envases? Bueno, tal vez si sois un lector español con menos de 20, o tal vez, 30 años seguramente no pero para los que seáis mayores, seguro que sí, ya que en España había un sistema por el que, por cada envase, se pagaba una cantidad adicional que se recuperaba cuando se devolvía el envase vacío a la tienda.

Sobre esto es de lo que queremos hablar hoy.

Todos, en mayor o menor medida, conocemos lo que significa reciclar y todos de alguna manera, cada vez más, participamos en el proceso de reciclaje.

Bien es cierto que desde un tiempo hasta ahora los ciudadanos tenemos más accesibles los diferentes contenedores para que reciclar sea más fácil hasta el punto que, según ECOEMBES -organización española sin ánimo de lucro que se dedica a la recogida de envase- manifiesta que en 2016, se reciclaron en España el 76% de los envases domésticos (84,8% envases de metal, 82,3% envases de papel y cartón y 66,5% envases de plástico.

Pero ¿Qué pasa con el resto? ¿Verdad que vemos envases en la calle, en los arcenes de las carreteras, en el bosque, en los ríos? Sí, seguramente más de lo que nos gusta ver y de lo que debería ser ¿no?. Por ello, queremos explicaros lo que algunos en algunos países del mundo hacen para motivar la recogida de los envases y, en concreto, lo que hacen en Alemania.

Alemania dispone de unas salas donde unas máquinas están dispuestas para recoger envases vacíos de cerveza, agua, refrescos, etc. Estas máquinas disponen de unas aberturas donde depositar los envases y, a cambio, el usuario recibe un ticket que puede canjear por dinero en la caja. Habitualmente, el importe que se abona por cada envase es de 25 céntimos. Evidentemente, es un importe que el usuario ya ha pagado previamente en la compra de su bebida o alimento y esos 25 céntimos que recibe al depositar el envase vacío en la máquina no es más que la recuperación de ese pago.

En estas condiciones ¿tirarías el envase vacío al suelo? Yo creo que todos diríamos que no. Y si hay alguien que lo hiciera, ¡lo estaría pagando! ¡EL QUE CONTAMINA, PAGA!

Este sistema ha hecho que en Alemania la tasa de recuperación de los envases sea del 98,5%.

Pero el sistema tiene una tecnología asociada mencionada al inicio del post: el código DPG.

 

¿Qué es el código DPG? El código DPG es este código que os mostramos a la izquierda y que va impreso en los envases. En algunos casos en el mismo envase, en otros en la etiqueta que lo identifica.

Este código es el que lee la máquina que recepciona el envase para saber que se le está introduciendo un envase por el que el usuario ha pagado una tasa que ahora se le debe reembolsar.

DPG son las siglas de Deutsche Pfandsystem GmbH, un organismo que fue creado en el año 2005 por el sector del comercio alemán junto con la industria de bebidas y alimentación para regular las obligaciones de reembolso de depósito. Este organismo proporciona el marco jurídico y organizativo para el establecimiento de los depósitos entre las empresas participantes en el sistema.

Y ¿Quién imprime este código?

Este código no lo puede imprimir cualquier impresor. Para poder utilizarlo la empresa que lo quiera imprimir debe estar certificada por el Deutsche Pfandsystem GmbH quien, además, establece auditorías anuales a quien lo solicita para asegurar que se cumple todo lo que marca la normativa.

Pero, atención, no sólo deben estar certificadas las empresas que imprimen el código sino también quienes lo utilizan. Los fabricantes de las bebidas, por ejemplo, también deben estar certificados. Pensad que, en el fondo, estamos hablando de que estos códigos representan dinero.

Rieusset está certificada desde el año 2007 por el Deutsche Pfandsystem GmbH y, por tanto, está autorizada a imprimir el código al mismo tiempo que es garante que los clientes que lo utilizan están certificados.

La impresión de este código, además, no es una impresión cualquiera. Requiere de:

  • una tinta especial que sólo este organismo facilita a través de fabricantes autorizados,
  • de un control de su consumo para asegurar que no se realiza ningún acto ilícito –pensad que podríamos imprimir etiquetas falsas con el propósito de cometer fraude- y
  • de una buena calidad de impresión ya que debe cumplir unas exigencias de lectura que se realiza con un equipo especial facilitado por el Deutsche Pfandsystem GmbH. Una mala calidad de impresión haría que la máquina que recepciona el envase no retornase el importe depositado.

¿Lo encontráis interesante?

Yo creo que sí. Como decíamos al principio aquellos envases que ahora podemos encontrar tirados en el espacio público o en los entornos naturales, con el ratio de recogida que hay en Alemania, desaparecerían casi por completo y casi me atrevería a decir que, como nos conduce a una recogida de residuos más selectiva, sin mezclar los envases con otros residuos, podremos tener un ratio más alto de recuperación.

Esperamos vuestros comentarios.



X