; ; ; ; ; ; ; Hacia la Industria 4.0 - Rieusset, Fabricante de etiquetas

Hacia la Industria 4.0

 

Índice de contenidos:

 

¿Qué es la industria 4.0?

¿Alguna vez has oído hablar de la industria 4.0? ¿Quizás de la cuarta revolución industrial? Se trata de un tema que está cada vez más a la orden del día, por ello y para hablar con criterio contamos con David Fernández, consultor acreditado por la Generalitat de Catalunya en ámbitos de industria 4.0 y consultor de Rieusset:

 

  • ¿Qué es la industria 4.0?

“Es una filosofía de gestión de fábrica que permite dar respuesta a la demanda de productos ultra personalizados por parte de nuestros clientes. Todos los mercados demandan cada vez con mayor vehemencia «su» producto, productos adaptados a una petición concreta. Un claro ejemplo sería disponer de refrescos con la foto de tu hijo o cervezas con tu nombre y apellidos. Son productos que nadie más tiene, son únicos. Para ello, Industria 4.0 aplica tecnologías de última generación como internet de las cosas (IoT), Big Data, realidad virtual, realidad aumentada, robots colaborativos (cobots), computación en la nube, fabricación aditiva o ciberseguridad, que unidas a la integración de sistemas de información diversos, con sistemas MES (Manufacturing Execution System) en el centro, se convierten en una poderosa herramienta de mejora competitiva. 4.0 se refiere a la cuarta revolución industrial. Es más silenciosa que las tres anteriores por estar basada en bits de software y en hardware ultra ligero, pero es mucho más transversal, universal, compartida e influyente que las anteriores.”

 

  • ¿A qué procesos afecta la industria 4.0?

“Afecta a todos los procesos, no solo a la fábrica. Industria 4.0 «abre» la fábrica al mundo. dejando de ser una caja negra en la que pasan cosas inconfesables. Entiende los procesos desde que se generan necesidades en nuestro mercado hasta que los clientes reciben sus pedidos y están satisfechos. Obviamente, los procesos de generación de valor directo se producen en la fábrica, y tienen que ver con la cadena de producción, el mantenimiento de máquinas y equipos, la gestión de los procesos de calidad de producto, y la logística de recepción, expedición, almacenamiento y movimiento de materiales. Pero resulta del todo imprescindible la automatización de otros procesos administrativos como la recepción de pedidos, la gestión de facturas o los servicios de atención al cliente personalizados, eficaces y eficientes. Contrariamente a una corriente que parece instalarse en opinadores reputados, la implicación y cualificación del personal resulta clave y mejor remunerada. Se automatiza para eliminar operaciones repetitivas y de muy bajo valor añadido para potenciar todo tipo de actividades complejas y creativas. La imaginación y la creatividad son cualidades humanas que una máquina jamás podrá reemplazar.”

 

  • ¿Por qué es tan importante la industria 4.0?

 “Seré muy directo: ser competitivo o desaparecer. El mercado pide más por menos. Más valor a menor precio. No dar respuesta a esa creciente necesidad equivale a tener problemas en el corto-medio plazo y a desaparecer en el medio-largo plazo. Actualmente el mercado lo copan los más rápidos, no los más grandes. Ser rápido implica ser flexible, y eso solo se consigue con la implantación de herramientas y soluciones tecnológicas en todos y cada uno de los procesos productivos y corporativos en general. Hay quien ya habla de Empresa 4.0. Hoy nadie imagina ir en coche sin Google Maps o no recurrir a comprar en Amazon o eBay, aunque sea puntualmente. Una revolución industrial cambia la sociedad a través del tejido productivo. No entender esto y eludir la implantación de mejoras 4.0 equivale a correr un enorme riesgo de viabilidad empresarial que todo director general o CEO debería afrontar planificando el cambio y realizando inversiones. Sí, invirtiendo y arriesgando. No hacerlo es arriesgar aún más… o desaparecer del mapa.”

Rieusset y la industria 4.0

Si hay algo que nos caracteriza es la mentalidad de mejora constante y la vocación por estar actualizados en todas las novedades que afectan a nuestro sector y a la industria en general. Creemos en la evolución y en los cambios de forma efectiva para conseguir avanzar hacia nuestras metas como empresa.

En 2017 la industria 4.0 ya despertó nuestra inquietud y empezamos a interesarnos e informarnos sobre el tema. De hecho, realizamos un primer autodiagnóstico para evaluar el estado de la empresa respecto a la Industria 4.0. El resultado obtenido determinaba que Rieusset se encontraba dentro del nivel denominado “competente” (un nivel medio), en otras palabras: una empresa que incorpora iniciativas 4.0 en la estrategia.

Años más tarde, en 2019, retomamos el proceso hacia la industria 4.0 e iniciamos este proyecto con la idea de mejorar procedimientos y aprovechar las  ventajas que ofrece la transformación digital, como la toma de decisiones en tiempo real, el incremento de productividad, la flexibilidad y agilidad. Siempre con el objetivo de convertir a Rieusset en una empresa más competitiva y más eficiente.

 

Nuestro paso hacia la industria 4.0

La industria 4.0 no solo consiste en aplicar tecnología en los procesos productivos, sino también en realizar cambios operacionales que supongan mejoras para la empresa. Y para ello, en 2019 se inició una consultoría estructurada en dos fases: diagnóstico y plan de acción:

– Diagnóstico: se realizó un diagnóstico detallado del estado de la empresa a través de varias reuniones con el equipo directivo y los responsables de área y con visitas a fábrica. Se analizaron diferentes aspectos como el estado de las máquinas, su funcionamiento y antigüedad, qué sistemas de gestión de la producción se utilizan, qué sistemas de información en general hay en la empresa, las herramientas de gestión de calidad, mantenimiento, la interconexión entre ellos y el nivel de digitalización en general de la compañía…

¿Cuál fue el resultado del diagnóstico? Llegado este punto, te preguntarás… ¿Estaba Rieusset muy lejos de convertirse en una industria 4.0? Dentro de una escala del 1 al 5 (siendo 1 el nivel máximo de innovación y 5 el más bajo), Rieusset obtuvo un resultado por encima de la media.

Del diagnóstico se obtuvieron diferentes aspectos a trabajar y mejorar; entre ellos destaca la necesidad de conectar diferentes procesos y eliminar aquellos que suponen una “pérdida de tiempo” debido a que se utiliza un procedimiento manual, que puede generar errores de factor humano y una gestión poco organizada.

– Plan de acción (a 3 años vista). El plan de acción, también llamado hoja de ruta, sirve para definir la estrategia a seguir durante los próximos años para abordar el proceso de digitalización de la industria 4.0. Esta estrategia tiene el objetivo de conseguir ventajas competitivas tanto a nivel interno como externo.

La hoja de ruta ordena cronológicamente y por áreas de la empresa todo el abanico de acciones que el consultor recomienda implementar. Para garantizar una hoja de ruta realista es imprescindible visualizar cómo quiere ser vista la empresa en un escenario a  3, 5 y 10 años. De esta forma, se implementa una estrategia que coincide con los objetivos corporativos de la empresa, no solo a nivel teórico, sino también en la práctica.

En nuestro caso, el plan de acción industria 4.0 se centró en los siguientes pilares:

  • Procesos productivos
  • Productos, servicios y nuevos modelos de negocio
  • Infraestructuras TI
  • Datos y analítica
  • Organización, estratégia y RRHH
  • Ecosistema de negocio: clientes, proveedores y socios

Después del paréntesis ocasionado por la pandemia, se ha re-emprendido el proyecto con fuerza, ya que Industria 4.0 es una de las prioridades de Rieusset y el objetivo es  finalizar su implementación en un plazo aproximado de 2 años.

La idea por tanto es incorporar todas las propuestas de mejora de nuestro plan de acción, para ser más competitivos y eficientes. Pero sobre todo, para poder ofrecer el mejor servicio y los mejores productos a nuestros clientes.

Igual que en el ADN de Rieusset está la innovación, también está la transparencia. Por lo tanto, iremos compartiendo las actualizaciones de la transición hacia la industria 4.0 en próximas publicaciones.