; ; ; ; ; ; ; Fábrica sin papeles | Rieusset, Fabricante de etiquetas

Fábrica sin papeles

 

¿Os imagináis trabajar en un entorno ordenado donde vuestra mesa está libre de cosas innecesarias y, así, poder concentraros en el trabajo que tenéis justo delante? Pues así nos imaginamos la fábrica en Rieusset y aunque aún nos queda mucho por recorrer esta es una idea en la que trabajamos para que se haga realidad en un futuro no muy lejano.

Hace unos días compartimos un post sobre la Industria 4.0 donde describíamos cómo tiempo atrás iniciamos este proyecto que acabó con una hoja de ruta con los retos que nos planteábamos en un escenario a 3 años. Hoy, uno de estos retos, está a punto de completar su primera fase: la fábrica sin papeles.

En Rieusset disponemos desde hace muchos años de un sistema de captación de datos donde recogemos toda la información relevante de producción para identificar no tan solo la producción que hacemos, sino también todo aquello que no es eficiente y poder mejorarlo. De esta experiencia nos hemos basado para diseñar lo que ahora está a punto de ver la luz.

Pero ¿Qué es la fábrica sin papeles?

Lo que nosotros nos imaginamos es una fábrica donde toda la documentación que se utilice en el entorno productivo, toda, se cambie a un formato electrónico: órdenes de fabricación, planos de los diseños, condiciones de proceso, autocontroles y otros tantos documentos que se utilizan habitualmente en las áreas de producción.

Y esto ¿Tiene ventajas?

Claro que sí. Una de ellas, hoy que hablamos del medioambiente, es el ahorro que supone en papel cuando dejemos de tener la necesidad de imprimirlo. Pero ¿es la principal? No. ¿Cuántas veces habéis tenido impresa una orden de fabricación que no contenía la información final? Alguna ¿no? Pues la ventaja de la digitalización permite acceder a la información en tiempo real y aunque no podremos evitar -muchas veces sí- que alguien se equivoque al introducir información, sí podremos tener acceso a la última información actualizada.

Además, esta ventaja no solo está en un sentido del camino. Del mismo modo, en que se puede obtener información del sistema en tiempo real se puede aportar información al sistema en tiempo real. Con ello, una incidencia se puede detectar mucho más rápido. Pero no estoy hablando de saber si una máquina está en avería. Esto ya hace tiempo que, al menos en Rieusset, ya lo conocemos con el sistema que tenemos actualmente y que hace ya más de diez años instalamos, pero sí saber que con los datos introducidos en los autocontroles podemos detectar tendencias y ver si el proceso se puede ir fuera de control.

¿Qué se puede hacer en este sistema?

Aunque el proceso que hemos definido en Rieusset tiene varias fases de implementación, en una primera fase el sistema nos permite acceder al software de planificación para identificar lo que tenemos que producir, acceder al ERP para disponer de la ficha técnica del producto a fabricar, a las condiciones de proceso definidas y aprobadas para una referencia en concreto con el objeto de preparar la máquina para la nueva producción y al material -soporte, tintas, cilindros- que hemos de utilizar, entre otros.

Además, el sistema nos permite recoger toda la información de lo que estamos haciendo en cada momento (tiempo de cambio, producción o cualquier paro), cantidad producida, mermas del proceso; además de los datos de calidad que se recogen en los autocontroles con la ayuda de controles que evitan errores en su introducción. Esta información permite, entre otros, conocer en tiempo real el rendimiento de las máquinas con el cálculo de indicadores como el OEE.

Este sistema permite también el acceso a los planes y registros de la limpieza y el mantenimiento preventivo de cada equipo, además de interactuar con otros programas como el de mantenimiento que nos permite abrir online actividades correctivas y hacer su seguimiento sin tener que preguntar a nadie y consultar nada que no esté en el terminal.

A todo ello, hay que destacar que, gracias a tener toda la información en el sistema, la trazabilidad da un salto de calidad cualitativo.

Toda la información que se recoge se puede, finalmente, analizar desde la plataforma con la posibilidad de ver la información desde diferentes puntos de vista según la necesidad del usuario.

Pero ¿Qué sistema es el que hemo instalado?

Como muchas otras cosas, nosotros no somos especialistas más que en aquello que producimos, embalaje flexible y etiquetas, por lo que para el desarrollo de este proyecto nos hemos puesto en las manos de un proveedor reconocido que nos ha dado la tecnología necesaria para implantarla en Rieusset y ayudarnos a conseguir nuestro reto: TAI Smart Factory.

Ellos nos han guiado en el proceso de implementación del software y nos han ayudado a la configuración de este, así como al desarrollo de aquellas características particulares que hemos pedido.

Pero ahora arrancamos solo la primera fase. Ya estamos preparando la siguiente con el objetivo, no muy lejano, de alcanzar el sueño de la “fábrica sin papeles”.

 



X